Noticias

  • El Monasterio del Olivar abre al público sus nuevas dependecias

    El Monasterio del Olivar, que lleva varias décadas rehabilitándose, por fín se ha terminado.
     

    Hospedería monástica

    Programa de actividades.
    Monasterio Santa Maria de el Olivar

    Leer mas

El Monasterio

Nuestra Señora del Olivar, sin lugar a dudas, constituye por su valor histórico y artístico uno de los monumentos más importantes de la Comarca de Andorra-Sierra de Arcos.

A lo largo de sus ocho siglos de vida, ha sido testimonio del transcurso de la historia al disfrutar del esplendor vivido en los siglos XVI y XVII y al sufrir las contrariedades y las dificultades del siglo XIX, con las desamortizaciones, y del siglo XX, con la Guerra Civil. Durante estos años pasearon por su claustro significativos personajes, que contribuyeron a dar brillo a la historia del monasterio':', destacando por encima de todos ellos fray Juan Cebrián, arzobispo de Zaragoza.

Monasterio de El Olivar. Vistas generales de la fachada principal

Al interés histórico se suma el valor artístico del complejo estercuelino,  construido entre el siglo XVI y el siglo XVII, aunque su origen constructivo se remonta al siglo XIII. Si bien la mayor parte de sus bienes muebles han desaparecido, el conjunto arquitectónico ha llegado a nuestros días en un buen estado de conservación gracias a que se trata de un monasterio vivo (con un total de cuatro frailes, es el único monasterio masculino habitado de la provincia de Teruel y aun de Aragón -tras el anuncio de traslado de los monjes de la Cartuja del Aula Dei-y, por tanto, uno de los últimos reductos de un modo de vida en extinción) y a las labores de restauración efectuadas en las últimas décadas, lo que nos permite disfrutar de la belleza del majestuoso claustro, de la escalera principal y de la iglesia.

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando dictaminó en su día que el Monasterio del Olivar reunía los méritos suficientes para merecer la declaración de monumento histórico-artístico, reconocimiento que obtuvo por Real Decreto en 1982.