Baño de estrellas

El cielo nocturno es el mayor espectáculo de la Tierra. Poder contemplar alrededor de uno los planetas, las estrellas y las galaxias es un privilegio que desgraciadamente estamos perdiendo en las grandes aglomeraciones urbanas. 

Por eso valoramos la experiencia ancestral de pasear sin luces artificiales bajo la luz de la Luna, de las estrellas e incluso en las noches nubladas. Disfrutar del silencio puntuado de cantos de pájaros, del rumor del río, del susurro del viento… 

Distinguir, con ayuda del guía, las constelaciones principales, con sus estrellas singulares, su significado mitológico y tradicional, y relacionarlas con los más modernos conocimientos de la astrofísica: el color de las estrellas y su tipo, la formación de estrellas en ciertas nebulosas, comprender la rotación del firmamento, recordar los avances históricos de la astronomía,… 

Y, cuando la vista se acostumbra, los días sin luna, empaparse en estrellas, en una cantidad inmensa, que nos sobrepasa y nos sitúa ante una inmensidad que pone en su verdadera dimensión lo que somos y lo que anhelamos. 

El Monasterio de Santa María de El Olivar, en el Norte de Teruel, comparte con toda la provincia una excelente calidad de cielo que nos convierten en el lugar apropiado para todo tipo de actividades de observación y disfrute del firmamento. No muy lejos y equidistante de las grandes metrópolis super iluminadas de Madrid y Barcelona, Zaragoza y Valencia, es el pulmón de la poesía y la oscuridad para los que ansían esta experiencia de Paz. Teruel existe, y es el paraíso de los amantes de la naturaleza, tanto biológica, como geológica, como por supuesto astronómica. 

La Hospedería del Monasterio El Olivar ofrece esta actividad, que se ha venido en llamar “baño de estrellas”, según el tiempo climatológico. Dependiendo de la estación del año y de los elementos observables se podrá hacer una observación y guía básica a simple vista, o un paseo más prolongado sin encender luces (hasta dos horas por caminos seguros). 

También, para grupos de al menos cinco personas, se puede planificar una observación con telescopio con charla introductoria, observación visual e interpretación de datos. 

Al final de cada actividad hacemos una sesión de fotos con una técnica especial que te permitirá tener un recuerdo espectacular de este baño de estrellas. 

Y, como gran novedad, el Monasterio ofrece un lugar inmejorable para empezar o perfeccionar la fotografía nocturna, especialmente de la Vía Láctea (Febrero a Octubre), con acompañamiento en el exterior y posibilidades de fotografiar cómodamente desde la ventana de la habitación. El resultado de los timelapses, si solicita esta opción de observación y fotografía desde la habitación,  es realmente espectacular.

Es imprescindible abrigarse bien e ir bien calzado. Si va a hacer fotos, basta con un trípode y una cámara que tenga un buen objetivo angular, luminoso, y pueda funcionar en manual a isos altos (la mayoría de móviles todavía no son capaces de retratar bien la débil luz de las estrellas). 

Si tiene cualquier duda puede ponerse en contacto con nosotros.

Copyright © 2018 Monasterio de El Olivar

Diseño y desarrollo Siba Informática SL